Si el otro día descubríamos que el verdadero nombre de Bruce Willis es Walter Willison, hoy os traemos otra noticia curiosa sobre el actor. El susodicho ha sido recientemente demandado por la exclusiva tienda de alfombras Mansour, en los Ángeles.

Todo empezó en diciembre del año pasado, cuando Willis compró en Mansour una alfombra que tenía un 10% de descuento. Desde la tienda, le informaron de que no se aceptaban devoluciones. Bien, pues sólo 6 semanas más tarde, el actor, quien todavía no había pagado la alfombra, llamó a la tienda para que se la llevaran. Ya no la quería.

Imagino que por ser actor pasaron por alto eso de que no se aceptaban devoluciones, puesto que fueron a la mansión que Willis tiene en Los Ángeles para recoger la alfombra. Cuál fue la sorpresa de los trabajadores cuando, al recogerla, descubrieron unas manchas de vino tinto en la exclusiva alfombra. Willis, por su parte, dijo no saber nada al respecto. Desde Mansour, en cambio, estaban completamente seguros de que la mancha no estaba en la alfombra cuando la llevaron a casa del actor en diciembre de 2009.

Ahora, Willis debe hacerse cargo del pago de la alfombra (ya sin el descuento inicial del 10%), que asciende a un total de 27.700 euros. Por su parte, el abogado de la estrella de Hollywood, asegura que su cliente está dispuesto a cargar con los gastos de la lavandería, aunque sigue totalmente convencido de que él no tuvo nada que ver con las manchas.

Y es que, las excentricidades de los actores llegan hasta límites insospechados. Mientras tanto, nosotros no podremos más que soñar con tener una alfombra de 27.700 euros.