Tras años de parón, hemos vuelto para presentaros Cineviajes, una página en la que el cine y los viajes se unen con un único objetivo: facilitar a los usuarios las mejores rutas de cine.

Cineviajes

¿De qué trata exactamente Cineviajes? Muy fácil. Se escogen películas y series y se hacen rutas de viaje para recorrer los lugares de rodaje en los que se han rodado dichas películas.

¿Quieres viajar a Londres y recorrer los lugares en los que se rodó Skyfall? ¿Quieres hacerte una escapada por Nueva York en compañía de las chicas de Sexo en Nueva York y comer en el restaurante al que va Carrie Bradshaw? ¿Te apetece hacer un viaje a París y recorrer las calles parisinas en compañía de Amelie?

viaje_Paris_cine_Amélie

Haz una ruta de cine y recorre los lugares de París en los que se rodó Amelie

Aunque tal vez lo tuyo no sea cruzar el charco o coger el avión y prefieres quedarte en tierras españolas. En ese caso, lo ideal es hacer una ruta de cine por España. Hazte una escapada por Toledo, una ciudad llena de historia y de cine. O visita Cantabria y sus alrededores, lugares en los que se rodó la película española El viaje de Carol.

¿Quieres saber dónde se rodó El Hobbit o Los miserables? ¿Quieres reírte y pasar un buen rato? Entonces, tu sección son los horóscopos de cine.

los_miserables_viaje_ruta_cine

Descubre dónde se rodó Los Miserables. Sorpresa: ¡No es París!

Si la respuesta a todas las preguntas anteriores van acompañadas de un “SÍ”, Cineviajes es tu sitio.

Además, puedes estar al día de todo lo que sucede en Cineviajes dándole a me gusta en Facebook, siguiéndoles en Twitter, repineando sus fotos en Pinterest o visualizando sus vídeos en Youtube.

¡Coge tu maleta y hazte un viaje de cine sin salir de casa!

American Beauty

9 mayo, 2010

Me llamo Lester Burnham. Este es mi barrio. Esta es mi calle. Esta es mi vida. Tengo 42 años. En menos de un año habré muerto, claro que eso no lo sé aún. Y en cierto modo, ya estoy muerto.

Con esta impactante declaración empieza American Beauty (Sam Reimi) Llevaba ya mucho tiempo queriendo verla, de hecho la película es de 1999, pero nunca encontraba el momento adecuado.  No hace demasiado tiempo encontré ese momento. Y lo cierto es que la película me dejó muy buen sabor de boca.

Para todos aquellos que todavía no la hayáis visto, American Beauty nos traslada al seno de una familia americana algo peculiar. Aunque de puertas para fuera es una familia normal y corriente, los Burnham son una familia bastante problemática. El matrimonio entre Lester (Kevin Spacey) y su mujer Carolyne (Annette Bening) atraviesa una crisis que difícilmente puede llegar a tener solución. Además, la comunicación con su hija Jane (Thora Birch) no es todo lo fluída que debería ser. Jane, por su parte, es una adolescente que se siente incomprendida por sus padres.

La película realmente comienza cuando aparecen en escena otros personajes. Por una parte, la familia que recientemente se ha instalado en la casa de al lado, los Fitts. Por otro, el vendedor con el que Carolyne decide aliviar las tensiones que no es capaz de resolver dentro de su propio matrimonio. Y por último, Angela Hayes (Mena Suvari), la amiga de Jane que cautivará a Lester desde su primer encuentro. Ahora, cómo diría Jack el Destripador, vayamos por partes.

Lester está a punto de ser despedido de su trabajo. Eso, unido a la mala relación que mantiene con su familia, hacen que Lester se sienta un fracasado. Pero todo cambiará cuando entren en su vida dos factores: la droga, facilitada por su vecino Ricky (Wes Bentley), y la espectar amiga de su hija, con quien no puede parar de fantasear.

Jane detesta el comportamiento que su padre tiene cuando su amiga está delante. Harta tanto de su padre como de su amiga, quien no tiene reparos a la hora de facilitar la tarea de dar rienda suelta a la imaginación de Lester, Jane se refugia en Ricky, un vecino un tanto extraño que no puede dejar de grabarla en vídeo. Ricky, por su parte, es un ex adicto que trafica con marihuana y que debe lidiar con la furia de su padre, un coronel cuya ideología se vincula con el régimen nazi. La relación entre éste y su hijo Ricky se volverá más problemática todavía cuando, por una serie de malentendidos, Frank (Chris Cooper) crea que su hijo es homosexual.

Éstas son las tramas a través de las cuales se irá desarrollando la película. Además, cabe destacar la presencia de dos elementos a lo largo del largometraje. Por una parte, el vouyerismo. La forma en la que se plantea hace que se vea de forma sutil. Sin embargo, aunque Lester estaría deseoso de llegar a mayores con la animadora adolescente, se conforma con escuchar las conversaciones que la joven mantiene sobre él con su propia hoja y fantasear con ella, siempre rodeada de pétalos de un color rojo tan vivo que hipnotiza (esta será precisamente una de las escenas por las que la película será recordada). Ricky, por su parte, no tiene reparos a la hora de grabar a su vecina Jane, escondido en un primer momento (práctica del vouyerismo en toda regla), y bajo la mirada de la propia chica más adelante. El otro elemento simbólico de la película lo hemos nombrado ya: el color rojo. Está presente a lo largo de toda la película. Siempre hay rosas. Puede interpretarse como pasión, como sangre, como lo prohibido o como el dolor que las espinas de las rosas son capaces de causar a todo aquél que las toca, por muy bellas que puedan ser por fuera. 

Desde el primer momento, la película muestra al espectador cuál será el destino del protagonsita. Pero no muestra cómo (y esto último, es importante).  Desde el principio sabes que morirá, pero no será hasta el final cuando se descubra en qué circunstancias se da esa muerte. Y no seré yo quien lo desvele. Si todavía no has visto American Beauty, espero que esta entrada te haya ayudado a decidirte a verla. No te arrepentirás.

GOOD BYE, LENIN!

4 mayo, 2010

Good Bye, Lenin! es una película de lo más normalita. Y sin embargo, es seguramente una de mis favoritas. Este film alemán está ambientado en la Alemania de los años 89 y 90.  

A mi parecer, lo que está película tiene de particular es la manera en la que está enfocada. Trata la caída del Muro de Berlín de forma muy especial. No profundiza en la cuestión política. El director, Wolfgang Becker, prefiere contar lo que supuso este cambio para la familia Kerner.

Christianne Kerner es una madre de familia que cree firmemente en el sistema socialista. Al ver a su hijo Alex (que no comparte la misma simpatía por el régimen comunista) en una manifestación en contra del Gobierno de la RDA, le da un infarto y entra en coma, estado en el que permanecerá durante 8 meses. Durante ese tiempo, cae el Muro y el capitalismo llega a la zona oriental.

Cuando la madre de Alex despierta del coma está muy débil. Alex, temeroso de que al comunicarle a su madre que se ha disuelto el sistema comunista muera consternada por la noticia, ve una única salida: recrear para su madre la antigua RDA.

Con esta película se muestra al espectador cómo se vivía en la antigua RDA y lo que supuso la implantación del sistema capitalista. A fin de cuentas, esta película no es más que la historia de una familia anclada en el sistema socialista que para lograr mantener a su madre con vida, debe evitar que el capitalismo entre en su casa. Esto es cada vez más difícil, sobre todo cuando la publicidad de Coca-Cola empieza a invadir la capital alemana.

Son destacables los intentos de Alex por mantener la mentira: se vuelve loco buscando en la basura envases de la RDA para introducir en ellos los alimentos de la Alemania Occidental. Paga 20 marcos a dos niños para que se hagan pasar por Pioneros (una especie de los actuales Boy Scouts) y le canten a su madre el día de su cumpleaños.

Finalmente, el engaño de Alex acaba: El verano había llegado a su fin y yo había decidido terminar con la farsa. Pero a diferencia de la realidad, tendría un final digno. Como se merecía.

¿Qué opinas de Good Bye, Lenin!? Si todavía no la has visto, no esperes más para descubrir de qué modo Alex pone fin a su farsa. ¡No te arrepentirás de verla!

“Duck Soup” es posiblemente la mejor película de los hermanos Marx. Dirigida por Leo McCarey en 1933, un gran maestro de la comedia que ya había trabajado con otros cómicos y que supo sacar lo mejor de los hermanos Marx.

El humor surrealista de los Marx aparece constantemente en esta gran obra maestra. Parece mentira que los hermanos Marx tuvieran que abandonar la Paramount tras esta película, ya que no obtuvo buenas críticas en su época.

Se trata de una sátira a la clase política y la diplomacia a través de una escena surrealista tras otra, propias del humor que siempre ha caracterizado a los Marx. La película trata el enfrentamiento de dos naciones. Rufus (Groucho) acaba de subir al poder tras la destitución del antiguo presidente de Freedonia, aunque parece totalmente incapacitado para el cargo. Chicolini y Pinki (Chico y Harpo) son pagados por Sylvania, el país rival, con el encargo de espiar a Rufus, protagonizando escenas absolutamente desternillantes.

He de confesar que me encanta Groucho quien realiza la que puede ser la escena más conocida de la película, la famosa escena del espejo junto con Harpo quien intenta hacer creer a Rufus, el personaje de Groucho, que está frente a un espejo, por eso imita todos sus gestos para que no descubra que se ha colado en su casa.

Además el país de Freedonia está totalmente arruinado por lo que Rufus decide seducir a la Sra. Teasdale quien amasa una gran fortuna.

Os invito a que veáis esta obra maestra repleta de escenas tan sublimes como esta.

Los mejores diálogos de la película en Wikiquote

FICHA TECNICA
Director: Leo McCarey
Guión: Bert Kalmar, Harry Ruby
Produccción: Herman J. Mankiewicz
Productora: Paramount Pictures
Reparto: Groucho Marx, Harpo Marx, Chico Marx, Zeppo Marx, Margaret Dumont, Raquel Torres
Puntuación Con cine y a lo loco:

El pasado jueves fui a ver Los hombres que miraban fijamente a las cabras. Comedia muy recomendable para pasar un buen rato. Llena de escenas muy divertidas con diálogos de humor absurdo. Sobre todo la primera parte de la película es una consecución de escenas absolutamente surrealistas.

Trata de un periodista, Bob Wilton (Ewan McGregor) que se va como reportero a la guerra de Irak cuando le deja su novia. Allí conoce a Lynn Cassady (George Clooney), un ex soldado del ejército americano que dice haber pertenecido a una unidad militar, llamada Ejército de la Nueva Tierra. En esta unidad los soldados ejercitaban las mentes como método para controlar todo lo que les rodea, incluso a sus enemigos de guerra. Los soldados se hacen llamar jedi, como los guerreros de “La Guerra de las Galaxias” porque también tienen un control de las cosas a través de la mente. Curiosamente, Ewan McGregor protagoniza la segunda trilogía de “Star Wars” como maestro jedi.

A través de numerosos flashbacks se cuenta la historia de Lynn y en qué consistía el entrenamiento de los “soldados con superpoderes”. También se van presentando los demás integrantes del batallón jedi cada cual más singular. En un principio Bob tiene una actitud escéptica ante las cosas que Lynn le cuenta, no puede creer que pueda matar una cabra con sólo mirarla, comunicarse con otros jedi a través de la telepatía o poder controlar los movimientos de otras personas. Sin embargo, Bob ve en Lynn alguien que cree realmente en algo y lucha por ello hasta el final, cosa que valora en los demás, ya que él se ve incapaz de hacer. Es por esto, que le acompaña en la misión de encontrar a Bill (el ganador de un Oscar, Jeff Bridges) con quien se ha comunicado a través de un sueño.

Os invito a que la veais, pasareis unos 94 agradables minutos con más de una carcaja de por medio.

FICHA TÉCNICA
Género: Comedia
Director: Grant Heslov
Guión: Peter Straughan
Reparto: George Clooney, Ewan McGregor, Jeff Bridges, Kevin Spacey, Stephen Lang, Robert Patrick.
Puntuación Con cine y a lo loco:

La crítica de Jordi Costa en El País.

Divertida escena de la película en la que Lynn le demuestra sus poderes mentales a Bob.