El rotundo éxito de Alicia en el país de las maravillas ha alentado a los productores de Disney a continuar adaptando películas de cuentos de niños, con imágenes reales, para la gran pantalla. En este caso se rumorea que una de las siguientes películas podría ser La cenicienta. Es un rumor todavía, porque no hay nada confirmado, pero también se asegura que ya se le ha pagado a Aline Brosh McKenna, porque podría haber realizado el tratamiento para la adaptación, y su currículo no es nada desaprovechable (27 vestidos, El diablo se viste de Prada, We bought a zoo). Simon Kinberg podría ser el productor cuyo título provisional sería Cinderella.

Sin embargo este no es el único proyecto en marcha de la gran productora. La versión de La bella durmiente relatada por la malísima Maléfica. La obra, podría estar dirigida por Tim Burton, que repetiría en su papel de director adaptando para Disney. Ésta sería una opción muy viable para la productora, que ya ha visto crecer sus ingresos con más de 980 millones de dólares recaudados por Alicia en el país de las maravillas.

Además de adaptaciones de cuentos para niños, Disney junto con la Fox, podrían estar preparando una nueva adaptación para 20 000 leguas de viaje submarino. Esta idea está un poco todavía en el aire, ya que la Fox estaba en mitad de un proyecto relacionado con esta adaptación cuando ha recibido noticias de Disney para colaborar en esta idea. Sin embargo, son proyectos distintos, porque la Fox preparaba una adaptación ambientada en el futuro y esperaba mantener la idea original, aunque ya ha habido algún que otro retraso a la hora de continuar con el plan. Parece que no está siendo fácil llevarlo adelante.

Con todo esto vemos que las grandes empresas cinematográficas aprovechan el tirón que puede ofrecer la adaptación de historias que todo el público conoce, ofreciéndolas con directores afamados y de los que se espera que resultado distinto al de la obra original. Pero hay que advertir que si el público no tiene otra cosa, se acabará cansando y esa idea de darle un toque distinto a cuentos e historias populares terminará desgastándose y dejará de ser rentable.

Anuncios

En esta ocasión, los protagonistas de nuestra entrada dedicada a parejas de cine no son pareja en el plano sentimental, sino en el profesional. Esta vez, es el turno de Tim Burton y Danny Elfman, director y compositor. Ambos se han ganado a pulso que la entrada vaya dedicado a ellos: han trabajado juntos en nada más y nada menos que 12 películas.

Sin embargo, no toda la carrera de Elfman está vinculada a Burton. El compositor es el creador de la música de series como Los Simpson o Mujeres Desesperadas, entre otras.

Su primera colaboración tuvo lugar en 1985, cuando Burton contraró a Elfman. Tras haber visto a su banda (Oingo Boingo), Tim Burton pensó en Danny Elfman para que compusiera la banda sonora de Pee-Wee’s Big Adventure (La gran aventura de Pee Wee), la primera película del cineasta. Las dos partes debieron quedar satisfechas por el resultado, pues desde ese momento, director y compositor han continuado trabajando juntos hasta la actualidad. Desde esa primera colaboración en 1985 hasta 2010, éstos son los proyectos en los que Tim Burton y Danny Elfman han coincidido:

1985 La Gran Aventura de Pee Wee

-1988 Beetlejuice 

-1989 Batman

– 1990 Eduardo Manostijeras

– 1992 Batman Returns

– 1996 Mars Attacks! 

– 1999 Sleepy Hollow

– 2001 El planeta de los Simios

– 2003 Big Fish

– 2005 Charlie y la Fábrica de Chocolate

– 2005 La novia cadáver

– 2010 Alicia en el País de las Maravillas

Las películas de Tim Burton suelen destacar por la estética de su imagen. Algunas veces por tétrica (Batman 1 y 2, Sleepy Hollow). Otras, por el colorido de la imagen (Charlie y la fábrica de chocolate, Alicia en el país de las maravillas). Algunas de sus películas son, en cambio, una mezcla de ambas características (Eduardo Manostijeras, Beetlejuice). Tanto en un caso como en otro, la música de Elfman sabe adaptarse al contexto. En las películas más tétricas, la música ayuda a tranmitir misterio, incertidumbre. En las más alegres, ayuda a transmitir ese toque de locura propio de las películas de Burton.

Aquí os dejo con un variado Burton-Elfman.

¿Con cuál te quedas? Yo sin ningún tipo de dudas, me quedo con la banda sonora de Eduardo Manostijeras. Soy incapaz de escuchar la canción sin que se me ponga la piel de gallina. Una gran banda sonora para una gran película.