Curioso resplandor

14 mayo, 2010

El Resplandor, película de 1980, protagonizada por Jack Nicholson y Shelley Duball ha marcado la infancia de muchos de nosotros. En mi caso fue la primera película de terror que me permitieron ver en casa y teniendo como director a S. Kubrick, adaptando a S. King, no me arrepiento, pero sí recuerdo que me costó volver a dormir con normalidad.

La obra está llena de curiosidades, relativas al rodaje, al director, al autor de la obra original y a todo lo que implica la grabación de una película. En primer lugar encontramos que hay multitud de similitudes entre el protagonista Jack Torrance (J. Nicholson) y el autor. En una de las escenas donde Jack y Wendy (Shelley Duball) mantienen una fuerte discusión, Jack llega a decir “¡Podría volver como un auténtico escritor y conquistar Boulder”-hemos de tener en cuenta que el protagonista era un escritor frustrado y alcohólico-, Boulder es la localidad donde vivía S. King cuando se le ocurrió la idea para la novela. Por otro lado comparten la enfermedad del insomnio que aprovechan ambos para poder escribir, así como el alcoholismo. Además se dice que cuando Jack explica a Lloyd (Joe Turkel), el camarero, la única vez que hizo daño a su hijo, es una anécdota que se le ocurrió a S. King cuando llegó un día a casa y se encontró varios manuscritos suyos tirados por el suelo, con su hija riéndose en medio de ellos.

Por lo que respecta a los actores la productora Warner y S. Kubrick habían elegido casi antes de existir el proyecto de esta película a Jack Nicholson para el papel protagonista, les había gustado mucho sus interpretaciones en Alguien voló sobre el nido del cuco, Chinatown y Easy Rider.

Por la parte del director, también encontramos curiosidades, S. Kubrick era un maníaco de la perfección, por lo que encontramos “errores” que tal vez no lo sean, cuando vemos la maqueta del laberinto, éste tiene una cierta cantidad de pasillos, pero cuando Jack la observa de nuevo, ésta se ha vuelto más intrincada y enrevesada. Esto puede sugerir la locura del protagonista y no un fallo de racord.

También es curioso que la fotografía que se ve al final de la película de 1921 en blanco y negro, con Jack Nicholson en el centro, sea una fotografía original, en el que el único “falso” es Jack, ya que el director se negó a utilizar extras para tomar la fotografía y decidió utilizar una original elegida de una biblioteca.

Por otro lado, Kubrick fue muy quisquilloso con la interpretación por lo que hizo repetir la escena de “¡Aquí está Jack!” hasta 157 veces para que quedase perfecta, así como la escena en la que Jack amenaza a Wendy mientras están subiendo las escaleras, se repitió unas 60 veces para reflejar en la cara de Jack la ira y la rabia que tenía su personaje.

También era exigente con los doblajes, por lo que se encargó personalmente de la elección de la actriz de doblaje de Wendy Torrance en la versión española, la elegida fue Verónica Forqué.

Todas estas y muchas más son las curiosidades de una película fantástica, llena de enigmas y datos ocultos. Como última curiosidad añadir que el estreno de la obra coincidió con el cumpleaños de quien está escribiendo estas palabras (aunque unos años antes de su nacimiento), la cual es una verdadera admiradora de la película, y está segura que muchos de vosotras también lo sois.